Pastel de manzana “fácil”

Me encanta esta época del año, la primavera. Todas las montañas verdes, los árboles, los campos, el jardín y los miles de colores que pueden verse por las flores. Si es que hasta parece que cuando te levantas por la mañana y coges la primera bocanada, el aire sea más fresco.  Además me encanta empezar a ver los árboles frutales rebrotando tras el invierno. Así que, ¿por qué no aprovecharnos de esas frutas tan deliciosas y sabrosas? 

En este caso he elegido las manzanas como ingrediente clave, pero tengo que admitir que a mí no me gustan demasiado. Concretamente, nunca me veréis comer una manzana en crudo, porque me parecen poco sabrosas, quizás hasta secas. ¿Para qué ocultarlo? Jejejeje. Pero (siempre hay un “pero”) sí que me gustan las manzanas en el mundo de la repostería: me encantan todos los postres que la llevan. De hecho, unas de las magdalenas que más me gustan son las magdalenas de manzana con strussel que ya publiqué en el blog hace más o menos un año. Me fascina cómo queda la manzana caramelizada, en compota, para acompañar lácteos como el kéfir, para hornearla con un poco de azúcar moreno y una pizca de canela, en tartaletas, en hojaldres, bizcocho… Bien mirado, podría rectificar y decir que: la manzana es una fruta que da mucho de sí en este mundo resposteril y eso no solo me encanta, sino que ME CHIFLA. Jejejeje.

En fin, después de esta “pequeña” introducción de La Manzana Que Me Enamoró El Corazón y de la primavera que es mi estación preferida (lástima que aquí en las Baleares dure tan poco) creo que puedo empezar con la receta del postre facilísimo que os traigo hoy. Y cuando digo facilísimo, creedme, que lo es: algunos ya sabéis que soy una persona de vida un poco ocupada (trabajo-estudios) así que apuesto por recetas facilitas y rápidas que me relajan y están de vicio. ¡Al lío!

Qué utensilios vamos a necesitar: un molde, una espátula, un cuchillo o mandolina, un bol, un tamizador, y unas varillas.

Ingredientes y cantidades que vamos a utilizar:

  •  2 o 3 manzanas, según el tamaño: yo utilicé una grande y dos pequeñas. Pueden ser de la especie prefiráis.
  • 2 huevos medianos.
  • 80ml de leche semidesnatada o entera.
  • 80 mg de harina tamizada.
  • 80 mg de azúcar, yo usé blanquilla.
  • 8 g de levadura química.
  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente.

Pasos a seguir para nuestra elaboración : precalentamos el horno a 180 grados. Untaremos nuestro molde con un poco de mantequilla. Cortaremos nuestra manzana en rodajas y reservamos. En un bol batiremos con la ayuda de unas varillas el huevo con el azúcar hasta que esté bien mezclado, luego añadiremos la mantequilla semi derretida. Batimos hasta que se nos incorporen bien los ingredientes, añadiremos la mitad de nuestra harina y seguimos removiendo, añadimos la leche y batimos. Por último incorporamos lo que nos queda de harina. Mezclamos bien y reservamos. Ahora iremos poniendo nuestra manzana en el molde. Cubriremos la base del molde y añadimos un poco de masa. Ahora pondremos otra capa de manzana y luego otra de masa, así hasta que se nos vayan terminando todas. Como si hiciéramos pisos. Jejeje. Una vez terminado lo meteremos en el horno durante aproximadamente 30 minutos. Y lo podremos servir caliente acompañado de helado de vainilla y un coulis de frambuesa o bien frío con un poco de sirope de chocolate. Y para los más ansiosos pueden comerla así tal cual, está ¡¡¡¡ deliciosaaaaa!!!!

Y aquí os dejo con un par de fotitos que hice para que ver un poco el resultado de la elaboración. Espero que os guste: 

Sé que puedo parecer pesada pero os recuerdo que podéis seguirme en Facebook, dejar un comentario, darle a Me Gusta, o seguir visitándome por esta web, cualquiera de las cosas me hace un poquitín más feliz  😉 Y como siempre, MUCHISÍMAS GRACIAS a todos los que estáis detrás de vuestras pantallas leyéndome, esto no es más que un hobbie pero que me gusta MUCHO , jejeje. Me encanta cuando compartis vuestras sugerencias. GRACIAS.

¡ SUPER- FELIZ SEMANA !

Mer ❤